martes, 27 de septiembre de 2011

Todo sobre la primera comunión

a primera comunión es el sacramento de recibir por primera vez la eucaristía (comunión) según la iglesia católica. la edad ideal para celebrarla es entre los 7 y 15 años, aunque últimamente en algunas iglesias ya no permiten a los niños muy pequeños hacer la primera comunión con el fin de que estén conscientes de lo que están haciendo, igual que en la confirmación.

El proceso empieza cuando el niño o joven asiste a el catecismo, la duración de éste depende del catequecista y la iglesia a la que acudas pero llega a durar varios meses.



Ua vez que termina este curso, deben recibir también el sacramento de la reconciliación (confesión y penitencia) para así poder participar de la eucaristía con el corazón libre de pecados.

Para el niño (a) necesitarás una biblia, un cirio que puede ser el mismo que usó en el bautizo y un rosario.

Para hacer de este evento tan importante algo inolvidable para los peques, hay que pensar en todo.

Lo ideal es planearlo con tiempo, pero si por algo esto se vuelve imposible, lo principal es contratar la misa.

Una vez que tienes la fecha y hora entonces ya es hora de planear... El tipo de evento depende de la hora; desayuno, brunch, comida o cena, y también de eso dependerá el tipo de invitación que debes hacer, la decoración que puedes poner en las mesas tales como flores o centros de mesa más infantiles con motivos religiosos, angelitos, palomas (espíritu santo), etc. En las primeras comuniones también se acostumbra a dar recuerditos generalmente con algún símbolo religioso o angelitos, algún impreso con una oración, velas (A través de la luz de una humilde vela es posible contactar al Poder Universal. Las herramientas necesarias para realizar ese contacto están al alcance de todos y son únicamente dos: La Voluntad y La Fé) También es un buen detalle poner algún dulce o menta en cada lugar para que tus invitados se sientan halagados y bien recibidos en tu celebración. es mejor invitar a pocas personas (suelen ser los más allegados) pero atenderlas bien que hacer una fiesta muy grande donde no puedas cuidar los detalles. También depende de tu presupuesto, claro. Si puedes dar una fiesta grande y espectacular, adelante, si no, mejor limítate a los más allegados y hazlos sentir muy bien con detalles personalizados y bien pensados. La intención es que el festejado no lo olvide, al igual que tus invitados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada